Espiritualidad Maya de Guatemala

Espiritualidad Maya de Guatemala

Bienvenid@s a este espacio para Crecer

¡En verdad os damos gracias dos y tres veces! Hemos sido creados, se nos ha dado una boca y una cara, hablamos, oímos, pensamos y andamos; sentimos perfectamente y conocemos lo que está lejos y lo que está cerca. Vemos también lo grande y lo pequeño en el cielo y en la tierra. Os damos gracias, pues, por habernos creado, ¡oh Creador y Formador!, por habernos dado el ser, ¡oh abuela nuestra! ¡Oh nuestro abuelo!, dijeron dando las gracias por su creación y formación.

Popol Wuj

Las opiniones vertidas son responsabilidad de los autores.


viernes, 26 de octubre de 2012

Oxlajuj B’aq’tun Perspectiva de una construcción antigua con los cimientos intactos.


Les dejo este hermoso articulo del Tat Ajq’ij Apab’yan Tew quien nos hace una reflexión seria y profunda.
Esperamos que les guste y que este articulo sirva para conocer realmente que es para nosotros una fiesta.
Saludos

Equipo de Espiritualidad Maya de Guatemala

Oxlajuj B’aq’tun Perspectiva de una construcción antigua con los cimientos intactos.

Una construcción antigua con los cimientos intactos y la fachada colapsada. Pienso, ahora que uso esta analogía, en un arqueólogo que, haciendo exploraciones, ha encontrado algunas piedras sueltas y algunas otras piedras, debajo de las primeras, con cierto orden y un posible, quizá predispuesto, sentido. Ese arqueólogo -casi cualquier arqueólogo-, entrará en profunda curiosidad. Quizá, de buenas a primeras, quizá, a la brava, intentará hacer el primer estudio, el primer trazo, el primer reporte. Subirá a la red el primer video. ¿Qué estará pensando él o ella, cuando descubre que, efectivamente, bajo los escombros hay un orden primordial?

Salto entre posibilidades. ¿Qué sucede si, en el hipotético caso antes descrito, ese arqueólogo o arqueóloga, también ‘descubre’ que los descendientes de los primeros constructores ‘aún’ viven en los alrededores? ¿Sabrán ellas, ellos, algo del propósito original? ¿Convendrá preguntarles? ¿Qué o cómo se les ha de preguntar? ¿Se les debe preguntar del todo?

No, no se puede saber qué piensa o asevera el ‘primer’ descubridor. Podría ser cualquier cosa, mejor no lo preguntemos de nuevo. No es nuestro caso.

¿Qué pensamos, qué sabemos, nosotros Mayaib’ winaq, del legado de nuestros abuelos?
¿Sabemos quiénes somos o sólo nos reconocemos a partir de lo que se nos ha dicho que somos?
¿Sabemos colectivamente, de verdad, el sentido de los actos y pensamientos de nuestros
abuelos?

No, no lo creo, estamos muy divididos. Quizá algunos puedan dar algunas respuestas, quizá también, algunos sepan muchas respuestas pero no quieran hablar. Quizá, otros tantos, ni siquiera estén interesados en todo tipo de legado de la antigüedad profunda. Quizá, ¿por qué no?, unos pocos lo sepan todo.

No, no se puede saber qué piensa o asevera el ‘primer’ descubridor. Podría ser cualquier cosa, mejor no lo preguntemos de nuevo. No es nuestro caso.

¿Qué pensamos, qué sabemos, nosotros Mayaib’ winaq, del legado de nuestros abuelos?
¿Sabemos quiénes somos o sólo nos reconocemos a partir de lo que se nos ha dicho que somos?
¿Sabemos colectivamente, de verdad, el sentido de los actos y pensamientos de nuestros
abuelos?

No, no lo creo, estamos muy divididos. Quizá algunos puedan dar algunas respuestas, quizá también, algunos sepan muchas respuestas pero no quieran hablar. Quizá, otros tantos, ni siquiera estén interesados en todo tipo de legado de la antigüedad profunda. Quizá, ¿por qué no?, unos pocos lo sepan todo.

No, no se necesita un punto hito para fundar o fundamentar nuevos significados, constantes significados o retransmitidos, antiguos sentires, de un propósito consecuente. ¿No acaso, ya somos Mayaib’ winaq? Siempre lo hemos sido. ¿De verdad necesitamos al Oxlajuj B’aq’tun para encender una nueva flama de identidad? También nosotros, fraccionados, podríamos pensar y aseverar o pensar y mentir sobre cualquier cosa, ¿no es así?

Ya, muchas preguntas.

Otra constante, una no nuestra. Los investigadores del orbe occidental han considerado, sobre la base de sus indagaciones, de diverso tipo y metodología, que el uso de la cuenta larga es una medición muerta hace siglos; ellos, ellas, dicen que, por virtud del desciframiento de las inscripciones, es que sabemos algo de ella. Opino que están en lo correcto. Cierto. Su trabajo no es lo de menos, no es poca cosa, no se debe ignorar. Tiene su propia tradición.

La fachada está caída, se puede, se querrá rehacer. Unos siguen ciertos procesos de reconstrucción, si acaso el punto es, quererlo así. Otros, en otra perspectiva, tal vez quisieran que se deje tal como esta. Unos y otros, unas y otras argumentarán posibilidades. Al final, una decisión o una serie de decisiones, se tomarán en virtud de ciertas necesidades de exposición. En un caso, los cimientos ya no serán visibles, aquellos cimientos que resistieron, quizá no se vean más y ahora, sólo se admire una fachada de artificio y, entonces, se tome la foto inaugural. En el otro caso, sólo tal vez, se determinará qué tanto es constante y qué tanto, piedra sobre piedra, podrá resistir nuevos retos, capacidades y posibilidades.

Me retraigo en consideración a tanta pregunta. ¿Nosotros, Mayaib’ winaq, qué exposición queremos de nosotros?, ¿queremos un artificio?, ¿sabremos cómo reconstruir nuestro cimiento?, ¿qué decidiremos ya?

La Palabra de nuestras abuelas y abuelos es una cimentación que ha resistido muchas pruebas y, debe ahora, resistir el empuje de consideraciones, intereses y utilidades ajenas a nosotros. La ‘cuenta larga’, el Oxlajuj B’aq’tun, no es la excepción.

Todo Ajq'ij, todo guía espiritual Maya, puede entender que aquellos conteos, rescatados de la resistencia de la piedra al olvido, son como letra muerta, pero también, todo Ajq'ij sabe que los conteos no son sólo conteos y que el discurrir del tiempo puede volver a tener sentido. Eso es ciencia Maya, nuestra fortaleza. Somos los herederos.

Quizá, abusando de un entonces, un tal vez, nosotros desde acá, en la piedra sobre piedra que resistió, podríamos ahora decir, que sólo es la lectura y la locura occidental lo que nos ha empujado a pensar que el Oxlajuj B’aq’tun está ya sin contexto y sin utilidad. Se nos ha empujado a pensar distinto y, algunos entre nosotros, fragmentos de un presente pasivo, han contribuido a aceptarlo y, aún a escribirlo. Afirmo aparte:

Todo Ajq’ij, elemento de resistencia y persistencia, así sea ella o él un pequeño nodo en una interrelación de posibilidades, sabe, más allá de todo cuánto se diga, que el sentido del tiempo continuó entre nosotros. Queda en nosotros la reconstrucción. Somos los herederos de otra ciencia, nuestra ciencia, nuestra tradición.

Somos los herederos.
Nada, nadie nos puede arrebatar lo que queremos ser desde un orden primordial.


© Ajq’ij Apab’yan Tew

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada